MAESTROS EXALUMNOS

Los  egresados  de  la  preparatoria  del  Colegio  siguen  estudios  superiores  en  la Universidad  Nacional  Autónoma  de  México  (UNAM)  o  en  el  Instituto Politécnico Nacional (IPN). Algunos de ellos aun antes de terminar la carrera regresan al Colegio para  dar  clases  primero  en  la  secundaria  y  después  en  la  preparatoria.  Ellos combinaban lo que habían aprendido del valor de ser maestro de sus profesores del Colegio con los nuevos conocimientos adquiridos en la universidad.

 

Exalumnos, como Manuel Meda y  Felipe Nieto, contribuyeron a dar un nuevo aire a las  matemáticas.  Ovidio  Ruíz  y  Antonio  Capella,  trataron  de  que  los  alumnos  se interesaran en la física y Horacio García en que entendieran química.

 

En  el  área  de  humanidades,  teníamos  a  Heidi  Pereña  en  español  y  Pilar  García Fabregat en historia.

 

Posteriormente  a  partir  de  los  setentas  ingresa  a  la  preparatoria  una  nueva generación  de  exalumnos  que  sirven  de  relevo  a  los  profesores  que  continúan  su quehacer fuera del Colegio. Así Antonio López Quiles, Ma. Eugenia Regueiro Romero y Marilí  Marquina  imparten  matemáticas;  Jesús  Vázquez  Abad,  Margarita  Rodriguez Miaja  y  José  Marquina  (física)  Francisco  Barnés,  José  Antonio  Chamizo,  Joaquín Berruecos  y  Cesar  Bárzana  (química).  Alicia  Martínez  Dorado  e  Iberia  Blanco Sarmiento(biología); Luz Fernández, Margarita López Herranz, Diana Conde,  Cristina Barros  (español);  Margarita  Climent  y  Luis  Herrero  (derecho),  Georgette  Caamaño Peñas(  francés),  Ma.  Cristina  Martínez  Chozas  (historia),  Maribel  Galán  y  Amparo Simón,(psicología), Marta Pérez Marroig (historia) y Rosa Spriú (Geografía).

 

En  secundaria  imparten  clase  Ma.  Luisa  Capella  Vizcaíno(  español),  Nuri  Ballesté (Geografía), Ramona Compte y Rosa Lapiedra (biología) y Conchita Michavila (taller).

 

La primaria  se enriquece  con maestras  como: Elisa y Fina Tomé  , Carmen Sahagún,  Yolanda y Tere Luna , Carolina Real y Carmen Méndez Villamil.

 

En la  sección de preescolar  son  educadoras: Josefa García Viveros, Manola Gallegos, Isabel Fabregat, Laura Grediaga, Amelia Cerezo, Fabiola y Conchita Ramos.

 

anTONIO LÓPEZ QUILES

Entrar como exalumno en 1972 a dar clases de Física y Matemáticas en la preparatoria del Colegio Madrid, fue como regresar a la extensión de mi casa para compartir mis conocimientos y experiencia, así como mantener en alto los valores científico-­humanistas que habían caracterizado mi aprendizaje y vivencias en mi entorno familiar, universitario y por supuesto, en el mismo colegio donde fui formando durante 13 años.

 

Para mí fue un proceso motivante, comprometido y profesional ya que, por un lado, me permitió tener una relación de enseñanza­aprendizaje con alumnos con los que, al no ser mucho mayor que ellos, podía establecer un lenguaje directo y claro rompiendo algunos convencionalismos académicos que yo creía que ayudarían a su formación no sólo de Física y Matemáticas sino más amplia y por otro lado, establecer una nueva relación con algunos de mis antiguos  profesores que ahora eran mis compañeros y a los cuales siempre les estaré agradecido por todo lo que me enseñaron antes y en ese momento como "iguales". Tampoco olvidaré la llegada y convivencia con los excelentes alumnos refugiados de las dictaduras sudamericanas.

 

Claro que la labor docente no es ajena al compromiso que uno adquiere tanto personal como colectivamente por tratar de usar las herramientas que se adquiere en el día a día para vivir en un mundo mejor por lo que con varios compañeros maestros usamos la sede de la Sociedad de Exalumnos para crear grupos de trabajo para  alfabetizar, dar clases de preparación en Matemáticas de los nuevos exalumnos para su ingreso a la Universidad, coordinar a varios alumnos que dieron clases de mantenimiento educativo en una  secundaria después del temblor de 1985.También logramos crear, después del fracasado intento de formar un sindicato, las comisiones académicas, laborales y de presupuesto que fueron el embrión de las actuales en el Colegio.

 

Con el cambio de la Dirección General y de la sede de Mixcoac a la actuales instalaciones de Tlalpan un grupo de profesores que habíamos planteado durante varios años discrepancias educativas, laborales y filosóficas con la dirección  nos llevó, a raíz de las decisiones tomadas por las autoridades debido al estado en que quedaron las instalaciones por el temblor de 1985, a un fuerte enfrentamiento con la directora y tomar la decisión, dolorosa pero coherente, de renunciar a seguir dando clases en 1986.

 

Así deje de colaborar internamente con el Colegio aunque mi relación con muchos alumnos, trabajadores y profesores  se mantiene gracias a las nuevas tecnologías pero, sin duda, por la entrañable y cariñosa amistad que se formó en esa maravillosa época.

 

PILAR GARCÍA FABREGAT

Mi vida en el colegio Madrid

 

Unos amigos de mi padre le recomendaron el Colegio Madrid como la mejor institución para la formación e instrucción de sus hijas Pilar y Mercedes. Fuimos inscritas en tercero y segundo año de primaria, respectivamente.

 

Quién me iba a decir que a partir de ese momento toda mi vida se encontraría ligada a esta institución de la que nunca he podido ni he querido vivir alejada. De los mejores momentos, de las amistadas para toda la vida, de los recuerdos hermosos de niñez y juventud, de trabajo y sobre todo de una formación que me ha servido siempre para sentirme orgullosa de mis raíces y del país donde nací.

 

Éramos de los pocos alumnos nacidos en México. La mayoría de mis compañeras habían nacido en España o en el exilio antes de llegar acá. Nunca se hizo ninguna diferencia entre unos y otros y siempre sentimos una gran calidez humana.

 

Los maestros que tuve en este colegio, eran en su mayor parte exiliados políticos. Gente con una gran preparación, y que nos enseñaban a razonar y a buscar el por qué de las cosas y no a repetir mecánicamente las lecciones.

 

Era una escuela distinta a las tradicionales y formaban alumnos con estas características, lo cual hacia que nuestra formación destacara y fuera no solo distinta sino que la gran mayoría de nosotros nos sentíamos felices en esta institución.

 

Fuimos la segunda generación que se inauguró en la secundaria y por consiguiente en la preparatoria (que en aquella época era solamente de dos años).

 

Al entrar a la UNAM, muchas de las cosas que no enseñaban en esa institución ya eran para nosotros cosa sabida gracias a los conocimientos adquiridos en el Colegio Madrid, lo cual nos daba una gran seguridad y facilidad para seguir adelante.

 

GRACIAS COLEGIO MADRID...   PILAR GARCIA FABREGAT

 

De alumna a maestra

Era aún alumna de la UNAM cuando se me ocurrió ir de visita al Colegio Madrid para ver a mis antiguos profesores. En el patio me encontré  con el maestro Jesús Revaque, director general,  quien  me  preguntó  que  hacía  en  colegio,  y  que estaba estudiando. No  bien  acababa  de  contestar  a su  pregunta cuando  me  dijo  que  en  ese  momento  había  una  plaza disponible  en  el Jardín  de  niños  y  que  le  gustaría  que me quedara  a  trabajar  en  la  institución.  Inmediatamente  me llevó  con  la  Directora  de  la  sección,  la  maestra  Antonia Simón de Canut y a partir de ese momento se inició mi vida como maestra.

 

Quien me  iba  a  decir  que  la suplencia  en Jardín  de Niños duraría  5  años (1959 -1963)  Fui  de  las  primeras  exalumnas del colegio que regresó para trabajar como docente por un poco  más  de  20  años.  Durante  estos  primeros  5  años  no sólo  me  quedé  laborando  en  esta sección,  ya  que  al  año siguiente  de  1  a  2  de  la  tarde  empecé  a  dar  clases  de Historia de México, y de inglés a alumnos de primaria.

 

Después de este tiempo ya me dediqué tiempo completo a la  Preparatoria,  no  sólo  enseñaba  Historia  de  México, también impartía Historia Universal e Historia de la Cultura.

 

Años  más  tarde  también  tuve  el  nombramiento  de coordinadora de los 5os años de Preparatoria. Además se abrió por la tarde una nueva sección escolar ,el CCH  o  colegio  de  ciencias  y  humanidades,  dependiente también de la UNAM. Durante 6 meses anteriores a su inicio escolar,  el  colegio  me  envió  a  tomar  un  curso sobre  este nuevo sistema educativo, pero fui directora solo medio año escolar,  ya  que  mis  hijos  eran  muy  pequeños  y  trabajar jornada completa se me dificultaba mucho.

 

Cuando  Alicia  Martínez  Dorado  dejó  el  cargo  de Directora de la sección de Preparatoria, la maestra María Leal, Cristina Barros  y  Antonio  Junco,  quienes  ocupaban  la  Dirección General  del  colegio  me  ofrecieron  la  dirección  de  la Preparatoria.

 

Ocupando este cargo me tocó el cambio de instalaciones de Mixcoac  a  Tlalpan.  Época  difícil  pero  agradable,  muy agradable, ya que había que empezar con muy poco dinero, pero con mucho empeño para sacar adelante la institución.

 

Absolutamente  TODOS,  los  que  laboramos  aquella  época en la escuela, dimos lo mejor de nosotros mismos para que ese cambio de instalaciones fuera un éxito. Y así fue.

 

Enero  de  1981,  la  despedida.

Me  ofrecieron  el  puesto  de subdirectora  de  Revalidación  en  la  UNAM.  Acepté,  pero nunca  de hecho he dejado al Colegio Madrid. Sigo unida a él y seguiré mientras pueda.

 

 

CALLE PUENTE No. 224 COL. EXHACIENDA SAN JUAN DE DIOS C.P. 14387 MÉXICO, D.F.

CONMUTADOR 5673 2347, 5673 1359, 5673 2060, 5673 3459, 5673 2678, 9172 1500, FAX 5673 1826

COLEGIO MADRID A.C.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

SITIO DISEÑADO POR  IKONOADSTUDIO S.C.