TALLERES

MIXCOAC

Querido  Colegio  ,  hablar  del  pasado  y  que  te  pidan  que  escribas  sobre  tus recuerdos es un gusto.

Me  imagino  que  si  vierais  lo  que  eran  nuestros  talleres,  comparado  con  lo  que tenéis  hoy  en  día,  os  parecerían  lo  mismo  que  una  máquina  de  escribir  con respecto a una computadora, pero no os olvidéis que antes de las computadoras el hombre creó e inventó maravillas.

Las actividades y los tipos de talleres eran diferentes según el sexo del alumno. A  ninguna  niña  se  le  habría  ocurrido  decir:  yo  quiero  tomar  parte  del  taller  de carpintería o electricidad, ni a algún chico el de cocina o labores. Yo creo incluso que algunos de nuestros maestros pensarían ni siquiera que esto formara parte de nuestros genes.

Las niñas aprendíamos a coser, hacer ojales, dobladillos, zurcidos y a cocinar. Teníamos también  clases de música  y dibujo. La  clase de música la impartía el profesor  Marcial  Rodriguez  y  la  de  dibujo  una  profesora  que  nunca  olvidaremos  “La  Trueta”. En realidad  se  llamaba Pilar Santiago,  Trueta  era  el  apellido  de  su marido (un  eminente  médico).  Salíamos  al  jardín  a  dibujar  y  lo  pasábamos  muy bien. Fue una mujer ultra avanzada, también nos daba Historia en primero de secundaria, nos daba la materia de una manera incomparable que acompañaba de  espléndidos  dibujos  como  el  de  la  venus  paleolítica  que  representaba  en  el pizarrón con el que nos reíamos mucho.

En el taller de costura ya desde primero de primaria nos enseñaban a bordar y a hacer labores, algunas preciosas, en la que algunas veces intervenía la mano de mamá. Te dejaban tarea y a mi, mi abuela me ponía a bordar media hora todas las tardes.

En la secundaria los talleres eran los sábados por la mañana y ¡oh maravilla!, eran en el colegio de los “chicos” y no tenias que usar uniforme, con lo cual el sábado no faltabas a los talleres ni aunque te mataran.Tuvimos otra maestra a la cual todas las niñas la adorábamos. Esta maestra fue Amparo  La  Torre  que  mientras  hacíamos,  dobladillos,  vainicas,  que  iban destinadas a una canastilla para un bebé, nos hablaba de aspectos de higiene y sexualidad.

En cocina desde luego aprendimos a hacer croquetas y pasteles, la clase nos la daba  la maestra Rosario Ruipérez, a la que llamábamos cariñosamente Charito.

Espero que mis recuerdos os sirvan para daros una idea del mundo los cincuentas en el Colegio Madrid y también os digo que en comparación con las niñas de las otras escuelas particulares que había en México en esos días, éramos bastante liberales.

 

TLALPAN

El traslado del Colegio a las instalaciones de Tlalpan y los nuevos tiempos hicieron que hubieran cambios importantes en los talleres. Por una parte la amplitud de la nueva escuela dio la posibilidad de ampliar y diversificar los talleres y por otro lado el cambio de pensamiento de lo que debía hacer un niño y una niña hizo que  se compartieran los talleres.

 

Así en el preescolar se desarrollaron talleres como: Artes Plásticas, Teatro,Música y Expresión Corporal.

En primaria: Música y Artes plásticas.

Secundaria: Artes Plásticas, Teatro, Fotografía, Cocina, Expresión Escrita, Cine, Danza, Música y Expresión Corporal.

En  el  bachillerato  los  talleres  son  de  Artes  Plásticas,  Teatro,  Fotografía,  Cine documental, Gastronomía, Bailes de Salón, Flamenco y Rock.

 

HIMNO DEL COLEGIO

CALLE PUENTE No. 224 COL. EXHACIENDA SAN JUAN DE DIOS C.P. 14387 MÉXICO, D.F.

CONMUTADOR 5673 2347, 5673 1359, 5673 2060, 5673 3459, 5673 2678, 9172 1500, FAX 5673 1826

COLEGIO MADRID A.C.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

SITIO DISEÑADO POR  IKONOADSTUDIO S.C.